Los cuadros de príncipe de gales

Los patrones de cuadros son un elemento duradero del círculo de la moda. Sus diferentes cambios en la textura, el tamaño y la disposición le dan a la moda posibilidades ilimitadas. Las diferentes cuadros también tienen sus correspondientes nombres y alusiones históricas. Aunque los cuadros han estado usando incansablemente la transformación de anchura, estrechura, horizontal y vertical para producir una variedad de sabores ricos. Pero el cuadro de príncipe de gales es uno de los más literarios, retro y elegante.

Junto con la aplicación de gris, hay una sensación de alta calidad en la familia real aristocrática discreta. Se compone de dos tipos de linos oscuros y claros, que son únicos y reconocibles. La mayor diferencia al cuadro escocesa es que el cuadro del Príncipe de gales contiene unas pequeña pata de gallo. Estes cuadros consisten en pequeños cuadros y forma la percepción visual de la transición de color oscuro a claro. Los colores frecuentes incluyen negro, gris y blanco. Además, debido a que el patrón de cuadros del príncipe de gales es más pequeño y de textura relativamente más avanzada. A  menudo se usa como tela para trajes de hombre personalizados.

El príncipe de galés nació por primera vez en Highland de Inglaterra del siglo XIX. Es un textil de lana especialmente diseñado por la clase de propietarios británicos en la ciudad de Glen Urquhart. A finales del siglo XIX, una condesa en el pequeño pueblo de Glen Urquhart hizo la primera capa de este tejido de color para el mayordomo de la mansión. En ese momento, el Príncipe de Gales (Eduardo VII) estaba cazando en la finca privada de la ciudad. Descubrió accidentalmente esta textura, le encantó y la trajo de vuelta. A menudo uso este tipo de traje para salir y he sido ampliamente promovida y reconocida por la gente. Finalmente nombrado después de su título.

Aunque Eduardo VII descubrió este elegante cuadro, realmente la promovió al mundo, y lo hizo popular en todo el mundo, lo que es su nieto, el famoso Eduardo VIII: Duque de Windsor. El diseñador de moda italiano Pierre Cardin lo describió una vez como tal: en el campo de la moda masculina en el siglo XX, solo hay un verdadero gran personaje, es el duque de Windsor. El duque de Windsor, como su abuelo, ama este cuadro desde la juventud hasta la vejez.

Pero no puede usarlo de manera adecuada. El duque de Windsor cambió la combinación de variedad. De ropa casual a trajes formales, llevó por completo su espíritu de moda al extremo. Como un pionero, aunque todavía estaba en la era de la estética convencional. Ya había incorporado todo tipo de combinación nueva en el armario caballero. El duque de Windsor no solo hizo las impactantes hazañas de amor, sino también introdujo las tres revoluciones de moda con el gusto de vestir para hombres: nudo Windsor, sombrero de vendedor de periódicos, cuadro de príncipe de gales.

Hasta hoy,  el cuadro de príncipe de gales se ha convertido en un símbolo de la cultura de la moda británica. Por supuesto, ya no se limita a los hombres. Muchos vestidos de mujer también han comenzado a usar al cuadro de príncipe gales. Y realmente tienen el tipo de gloria y extravagancia que otros cuadros no pueden expresar.